Desperdicio alimentario

Noticia

Contra el desperdicio alimentario, el poder de la certificación para cuidar el planeta

Sep. 29 2020

La cultura de la economía circular y el residuo cero es el gran protagonista de hoy, en el Día Internacional de Conciencia de la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) llama a la acción contra el desperdicio alimentario.

En la actualidad, la situación es tan grave que una de las 169 metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) se centra en terminar con los alimentos en buen estado que convertimos en basura. En concreto, el ODS 12 de producción y consumo responsables, recoge en su meta número tres que de esta manera se reducirá el despilfarro de “alimentos en las cadenas de fabricación y distribución, incluidas las pérdidas después de la cosecha”. Los principales focos se encuentran en las empresas, la venta al por menor y en los hábitos de compra tradicionales instaurados en la población mundial.

Con la misión de contribuir en el cumplimiento de la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la FAO pone de relieve la necesidad de una gestión sensata. Porque en el mundo, 1 de cada nueve personas pasa hambre y sufre desnutrición. Mientras los vertederos se llenan con un tercio de todos alimentos que se producen a nivel global. También, es un fenómeno con graves consecuencias ambientales, por la sobreexplotación, el agotamiento de las tierras de cultivo y la deforestación a causa de la constante ampliación de los espacios de producción.

Día Internacional Desperdicio Alimentos

Además de las influencias negativas del uso de fertilizantes químicos y el elevado gasto de agua. En su conjunto, el desperdicio alimentario implica enmendar un modelo imposible de asumir a corto plazo, que daña la diversidad biológica, incrementa el uso de energía con el consiguiente impacto en el cambio climático y calentamiento global.

Frente a estos retos y desafíos, las organizaciones del futuro deben mostrar su compromiso real con las personas, para ayudar a cuidar y salvar el planeta. Una gestión socialmente responsable es fundamental. En este sentido, la certificación es un aliado esencial.

ODS

ODS alimentos

Son una gran oportunidad para que las organizaciones demuestren su determinación por actuar en consecuencia con la Agenda 2030 de la ONU. Respecto a la obligación ética de combatir el desperdicio, la industria alimentaria debe disponer sus procedimientos de acuerdo con los objetivos que apelan por el fin de la pobreza, aspirando a alcanzar al hambre cero, así como por una producción y consumo responsables. Haciéndolo extensible a acciones que velen por el clima, y la preservación de la vida submarina y ecosistemas terrestres.

ECONOMÍA CIRCULAR

Alimentos economía circular

Plantea nuevas formas de producción, sustituyendo el sistema lineal por el circular, en el que el aprovechamiento de los recursos es uno de sus ejes centrales. En este ámbito entran en juego el ecodiseño en la ejecución de procesos comprometidos con el medio ambiente, en la producción de bienes de consumo más sostenibles. Lo que supone grandes beneficios, pues abarata los costes ostensiblemente.

Residuo cero

Residuo cero

En línea con la economía circular, propone alargar la vida útil de los recursos minimizando sus perjuicios ambientales. Tiene especial incidencia en poner coto a la sobreexplotación de los materiales para la manufactura de productos. Limitando así los efectos nocivos en la extracción de recursos y del procesamiento de residuos. Según la fundación estonia Let’s Do It, la población mundial produce alrededor de 2.700 millones de toneladas de basura al año. Los datos de la FAO indican que se generan 1.300 millones de toneladas de comida en buen estado, el equivalente a un tercio de la producción mundial. Por tanto, antes de tirar algo es primordial pensar primero si se puede reutilizar o reciclar.

ISO 14001

ISO 14001

Implanta la gestión ambiental en organizaciones de todos los sectores y tamaños. La certificación en esta norma resalta la labor por plantar cara al cambio climático y reducir el calentamiento global. Del mismo modo, hace especial énfasis en el adecuado manejo de los residuos y materiales peligrosos. Esta norma se puede unificar en un sistema de gestión junto a ISO 45001 de seguridad y salud e ISO 9001 de calidad, entre otras. Incluso, es posible alinear su estructura a ISO 22000 de seguridad alimentaria.

RSC y COVID-19

RSC

El impulso de la responsabilidad social corporativa (RSC) de las organizaciones sostenibles y del futuro es clave. Asimismo, la coyuntura de la crisis sanitaria supone una oportunidad y una necesidad para que la RSC sea útil en el crecimiento económico a nivel mundial, sin dejar de lado el medio ambiente.  

dE LA GRANJA A LA MESA

De la granja a la mesa

La Unión Europea (UE) ha ideado una nueva estrategia agroalimentaria con la intención de que en 2030 todos los alimentos producidos en el territorio comunitario sean sostenibles, saludables y asequibles. Esta acción es la piedra angular del Pacto Verde Europeo. Entre sus muchos fines persigue proteger el medio ambiente, implantar un rendimiento justo en la cadena alimentaria y reforzar la agricultura ecológica.