hidrogeno

¿SE HARÁ POPULAR EL COCHE DE HIDRÓGENO?

Nov. 11 2020

Cada vez más fabricantes están desarrollando vehículos de hidrógeno. Si bien representan una pequeña fracción de la flota actual, son un segmento prometedor para la industria automotriz y el medio ambiente. No obstante, su adopción por todos requiere el desarrollo de la red de estaciones de hidrógeno, apoyada por esta ayuda gubernamental, que apunta a los 5.000 vehículos de hidrógeno en circulación para 2023, frente a poco más de 250 en la actualidad.

Limpio y de largo alcance, el coche eléctrico de hidrógeno, propulsado por pila de combustible podría revolucionar el transporte automovilístico.

Además de Hyundai, que acaba de presentar su SUV Nexo en enero en el CES de Las Vegas, y Toyota, otros dos fabricantes de automóviles están comercializando o se están preparando para comercializar modelos impulsados ​​por una celda de combustible (PAC), impulsados ​​con hidrógeno: Honda con el FCX Clarity y Mercedes, incluido el SUV GLC F-Cell presentado en Frankfurt el pasado mes de septiembre, debería llegar a nuestras carreteras antes de fin de año. En Francia, Symbio FCell también equipa los Renault Kangoo ZEs eléctricos con kits de pilas de combustible. Carlos Tavares, presidente del Grupo PSA, por su parte reveló en una junta general del grupo en abril de 2018 que PSA estaba trabajando en la pila de combustible, anunciando "cosas muy concretas de 2019".

¿CÓMO FUNCIONA UN COCHE DE HIDRÓGENO?

El vehículo de hidrógeno está propulsado por un motor eléctrico. Pero su energía no proviene de la electricidad almacenada en baterías, como es el caso de los vehículos eléctricos actualmente en uso. Para producir su energía eléctrica, el automóvil utiliza la oxidación del hidrógeno almacenado en forma gaseosa en una pila de combustible (PAC).

UN COCHE "CERO EMISIONES"

Diez años después del coche eléctrico a batería, el coche de hidrógeno parece estar al alcance de todos. Según la Agencia Internacional de Energía, 3 millones de coches eléctricos circulaban en todo el mundo en 2018 (+ 50% desde 2016) y se vendieron un millón de vehículos eléctricos adicionales en 2017. Esto es 120 veces más que en 2010 y representa el 1,1% del mercado total. De estos tres millones, hay más de 500.000 vehículos eléctricos en Europa (según Avere, la Asociación Nacional para el Desarrollo de la Movilidad Eléctrica) para solo 6.500 vehículos de hidrógeno en el mundo.

Sin embargo, estas dos tecnologías tienen mucho en común. Al igual que el automóvil a batería, el automóvil de hidrógeno funciona con un motor eléctrico y no emite gases contaminantes.

La generalización de estos vehículos limpios permitiría reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y partículas, que son las principales fuentes de contaminación en nuestras ciudades y, en consecuencia, limitar el calentamiento global.

HIDRÓGENO MÁS ECOLÓGICO

Los vehículos que funcionan con pilas de combustible a veces son objeto de críticas. Es cierto que el hidrógeno a menudo se produce a partir de fuentes de combustibles fósiles, como el gas natural o el petróleo.

3 MINUTOS PARA LLENAR DE HIDRÓGENO

El automóvil equipado con celda de combustible tiene las mismas ventajas que su primo que funciona con baterías, y sin sus inconvenientes. El primero tiene, por ejemplo, una autonomía mayor que el segundo, aunque la diferencia tiende a reducirse: un depósito de hidrógeno lleno puede cubrir unos 600 kilómetros, frente a una autonomía de unos 400 kilómetros de un Renault Zoé. Es entonces en términos de velocidad de carga cuando el coche de hidrógeno es realmente más eficiente. Mientras que un automóvil que funciona con baterías se carga en al menos 30 minutos (y varias horas para cargas lentas), ¡solo requiere 3 minutos para llenarse de hidrógeno!

UNA ESTACIÓN CUESTA ENTRE 1 Y 2 MILLONES DE EUROS

Pero esto no es suficiente para que se desarrolle el vehículo de hidrógeno. El consumidor estará equipado si se pone en marcha un ecosistema dedicado, incluida la construcción de una densa red de estaciones. Esto supone un esfuerzo de inversión como con el coche eléctrico a batería. Pero el costo de una estación de hidrógeno es alto. Entre 1 y 2 millones de euros, frente a los 43.000 euros de un terminal destinado a vehículos eléctricos a batería (el precio varía según la capacidad).

Pese a este elevado coste, California ya ha financiado 30 estaciones. Alemania tiene previsto invertir 400 millones de euros en el programa H2 Mobility.

ESTACIONES FIABLES Y SEGURAS

En general, Bureau Veritas permite controlar y anticipar los riesgos asociados al desarrollo del hidrógeno. El análisis de riesgo del "Estudio de riesgos" tiene como objetivo cuantificar los principales riesgos "accidentales" para la población circundante. El análisis de riesgos tipo "HAZOP" (estudio de Riesgo y Operabilidad) permite asegurar que la instalación ha sido correctamente diseñada desde el punto de vista de la seguridad del proceso (válvulas, venteos, válvulas, etc.). Por último, el análisis de riesgos tipo "ATEX" (para atmósfera explosiva) permite controlar el riesgo de explosión que se pueda producir durante el funcionamiento normal de la instalación.

Como parte del Plan de Hidrógeno, se debe establecer un marco regulatorio específico para las estaciones de servicio que distribuyen hidrógeno, la creación de un centro de calificación internacional: certificación para movilidad vial, aeronáutica, marítima, río y ferrocarril también deberían anunciarse.