Producción de alimentos

LA PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS ESTÁ EMERGIENDO COMO UN PROBLEMA DE SOSTENIBILIDAD

Con una población mundial que alcanzará casi los 10 mil millones en 2050, [1] la cuestión de cómo alimentar a miles de millones de personas de manera sostenible se está volviendo cada vez más crítica. Los agricultores, ganaderos y piscicultores de todo el mundo están trabajando para lograr un equilibrio responsable entre satisfacer la creciente demanda mundial y proteger el medio ambiente.

Los reguladores y los consumidores también están animando a los productores de alimentos a esforzarse por lograr prácticas agrícolas más sostenibles. Por ejemplo, la estrategia de la granja a la mesa recientemente lanzada por la Comisión Europea, una piedra angular del Pacto Verde Europeo, se centra en la producción de alimentos. Establece pautas de sostenibilidad ambiciosas para los actores agrícolas con miras a reducir los impactos ambientales de la industria.

MEDICIÓN Y SEGUIMIENTO CLAVE PARA REDUCIR LAS EMISIONES DE GEI

La agricultura representa una parte importante y creciente de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. [2] La producción agrícola, la ganadería y la acuicultura emiten aproximadamente 10 mil millones de toneladas de gases de efecto invernadero cada año, una cifra que casi se ha duplicado en los últimos 50 años.[3] Estas emisiones, principalmente en forma de metano y óxido nitroso, provienen de una variedad de fuentes. Algunos de los principales contribuyentes son los procesos digestivos del ganado, el estiércol, el cultivo de arroz, el uso de energía en las granjas y la producción de fertilizantes.

Hay una variedad de formas en que los productores de alimentos pueden reducir las emisiones de GEI agrícolas. Reducir el uso de energía y diversificar las fuentes de energía (por ejemplo, instalando energías renovables en el sitio) es un buen punto de partida. La bioeconomía circular también ofrece un potencial interesante. Los agricultores pueden invertir en digestores anaeróbicos que generan biogás a partir de desechos agrícolas y residuos como el estiércol. Las biorrefinerías avanzadas pueden producir biofertilizantes y piensos proteicos.

Como parte de un movimiento hacia un modelo de economía circular, algunas empresas de nutrición y productos químicos están desarrollando innovadores alimentos para animales que reducen las emisiones de metano del ganado. Parte de la estrategia de la UE de la granja a la mesa enfatiza la necesidad de facilitar el acceso al mercado de estos nuevos aditivos para piensos.

La mayoría de las estrategias para reducir las emisiones siguen el antiguo adagio empresarial: si no puede medirlo, no puede mejorarlo. En el contexto de la sostenibilidad ambiental, esto significa medir y monitorear las emisiones para establecer objetivos y mejorar el desempeño a lo largo del tiempo.


EL PAPEL DE LA GESTIÓN DE LA TIERRA EN LA LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

La gestión del impacto climático comienza con el uso de la tierra. El impacto de la tala de bosques para la producción ganadera o agrícola es triple. Cuando los bosques se talan o se queman, liberan el carbono que almacenan. La retirada de árboles también disminuye un importante “sumidero” de carbono que absorbe CO2 de la atmósfera. Y la actividad agrícola que reemplaza a los bosques es frecuentemente intensiva en carbono.

Por esta razón, muchos productores de productos alimenticios primarios buscan demostrar prácticas sostenibles a través de certificaciones de organizaciones como Roundtable on Sustainable Palm Oil (RSPO) y UTZ / Rainforest Alliance (para café, cacao, té y avellanas).

ENFRENTAR LA CONTAMINACIÓN Y LA GESTIÓN DE RECURSOS

El sector agrícola es también la principal fuente de contaminación del aire por partículas finas en gran parte del mundo desarrollado. [4] Los vapores de amoníaco de los fertilizantes ricos en nitrógeno, los desechos animales y la quema de cultivos en exceso se combinan con otros contaminantes del aire, principalmente óxidos de nitrógeno y sulfatos producidos por vehículos (convencionales), centrales eléctricas y procesos industriales. La exposición a los aerosoles tóxicos resultantes es peligrosa para la salud de los seres humanos y los animales. El amoníaco de la agricultura también acidifica los lagos y ríos y, junto con los pesticidas, daña la vida acuática y los ecosistemas.

Por esta razón, tanto las empresas como los reguladores buscan una reducción en el uso de fertilizantes y pesticidas nocivos. La UE tiene como objetivo reducir el uso y el riesgo de plaguicidas químicos y el uso de plaguicidas más peligrosos en un 50% para 2030. [5] Los productores que opten por utilizar fertilizantes y plaguicidas más respetuosos con el medio ambiente, o que hagan el cambio a la agricultura orgánica, se beneficiarán del apoyo. También es probable que sus esfuerzos se vean recompensados ​​por los consumidores, que prestan cada vez más atención al contenido químico de los alimentos que consumen.

El uso de recursos también está aumentando en la agenda. La industria agrícola utiliza más agua que todas las demás juntas, lo que representa casi el 70% de la extracción mundial de agua dulce. [6] Quizás esto no sea sorprendente dada la escala de producción. Sin embargo, para satisfacer las necesidades de la creciente población mundial, la producción agrícola deberá duplicarse durante las próximas tres décadas. La gestión sostenible del agua será fundamental para garantizar la seguridad alimentaria.

CULTIVAR LA PRODUCCIÓN ALIMENTARIA SOSTENIBLE CON UN ENFOQUE "CIRCULAR"

Para reducir su huella ambiental y lograr prácticas agrícolas más sostenibles, muchos actores de la industria agrícola buscan implementar principios de economía circular. Cuando se trata de agricultura, el enfoque de la economía circular implica reciclar los desechos y recursos agrícolas de vuelta al proceso de producción tanto como sea posible, alimentar las granjas con energía renovable y usar el agua de manera eficiente.

Bureau Veritas ofrece una amplia gama de servicios que ayudan a los productores de alimentos a realizar la transición a un modelo comercial más circular y sostenible. Estos incluyen la verificación de emisiones de GEI y la auditoría y certificación del sistema de gestión o la capacitación según normas como ISO 14001 (Sistema de gestión ambiental), ISO 24526 (Sistema de gestión de la eficiencia del agua), AWS (Alliance for Water Stewardship), ISO 50001 (Sistema de gestión de energía) y SA8000 (norma de Responsabilidad Social), así como auditorías SMETA (Auditoría de Comercio Ético de Miembros de Sedex). Bureau Veritas también ofrece una gama de certificaciones de productos relacionadas con la sostenibilidad alimentaria (por ejemplo, orgánico, MSC, ASC, RSPO).

Obtenga más información sobre los servicios de certificación de Bureau Veritas para la industria alimentaria, y Circular +, el conjunto integral de servicios de sostenibilidad de Bureau Veritas.

[1] https://www.research.ox.ac.uk/Article/2019-10-28-how-do-you-feed-a-global-population-set-to-reach-10-billion
[2] https://www.mckinsey.com/industries/agriculture/our-insights/agriculture-plays-a-critical-role-in-limiting-the-impact-of-climate-change
[3] https://news.un.org/en/story/2014/04/466012
[4] https://news.agu.org/press-release/farms-a-major-source-of-air-pollution-study-finds/
[5] https://ec.europa.eu/info/strategy/priorities-2019-2024/european-green-deal/actions-being-taken-eu/farm-fork_en
[6] https://www.oecd.org/env/resources/water-therightpricecanencourageefficiencyandinvestment.htm