procesamiento de alimentos

4 MODOS DE HACER MÁS SOSTENIBLE EL PROCESAMIENTO DE ALIMENTOS

Para satisfacer las necesidades nutricionales de una población mundial que alcanzará los 9.100 millones en 2050, la producción de alimentos deberá aumentar al menos en un 70%. [1] Los recursos naturales necesarios para hacer esto, sin embargo, son finitos y están bajo una presión creciente.

Los actores de la industria alimentaria se están enfrentando al desafío, encontrando formas innovadoras de minimizar el impacto ambiental de la producción de alimentos y respaldar la capacidad del planeta para continuar produciendo alimentos en el futuro.

La producción sostenible de alimentos no termina con la producción primaria (es decir, la agricultura). Las partes interesadas de la industria alimentaria están prestando cada vez más atención a los impactos del procesamiento y la fabricación de alimentos. Fomentar el procesamiento y la fabricación sostenibles de alimentos es uno de los principales objetivos de la nueva estrategia "De la granja a la mesa" de la UE, una iniciativa distintiva del nuevo Acuerdo Verde Europeo.

Cuatro formas en que los procesadores y fabricantes de alimentos pueden reducir su huella ambiental:

1. USAR EMBALAJES ECOLÓGICOS:

El envasado de alimentos es una fuente importante de desechos y contaminación. Cada año se producen más de 78 millones de toneladas métricas de envases de plástico, de los cuales solo el 14% se recicla. [2] La gran mayoría del plástico se fabrica utilizando fuentes no renovables, ya sea petróleo o gas natural, y acaba terminando en un vertedero.

Un número creciente de fabricantes está optando por alternativas a base de madera y papel. La madera y el papel tienen la ventaja de ser biodegradables, renovables y fácilmente reciclables. Sin embargo, es fundamental que el papel y la madera utilizados para fabricar los envases provengan de bosques gestionados de forma sostenible. Otros fabricantes están desarrollando envases alternativos innovadores a partir de materiales biodegradables que incluyen algas, cultivos e incluso piel de pescado. Algunas de estas nuevas alternativas tienen el potencial de reemplazar los plásticos de un solo uso.

Cuando se trata de envases metálicos para alimentos, el aluminio de origen sostenible es una de las opciones más responsables con el medio ambiente. El aluminio es uno de los metales que se reciclan con mayor facilidad y amplitud: el proceso de reciclado requiere solo el 5% de la energía que se necesita para refinar aluminio nuevo.

2. REDUCIR EL DESPERDICIO DE ALIMENTOS

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), casi un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se desperdicia cada año. [4] Esto equivale a 1.300 millones de toneladas de desperdicio de alimentos al año. Esto no solo es una pérdida importante de alimentos en sí misma, sino también de los recursos utilizados para producirlos (como por ejemplo, agua, nutrientes del suelo, energía de transporte, mano de obra). Si bien alrededor de un tercio de estos alimentos se desperdicia durante la agricultura y la manipulación post-cosecha, y otro quinto por los consumidores finales, casi la mitad de todo el desperdicio de alimentos proviene del procesamiento y la fabricación. [5]

Una de las principales causas del desperdicio de alimentos durante el procesamiento y la fabricación es la ineficiencia. [6] Los fabricantes y procesadores de alimentos pueden reducir significativamente el desperdicio de alimentos optimizando sus procesos y sistemas de gestión. Esto comienza midiendo cuidadosamente las pérdidas de alimentos e identificando sus causas. También significa asegurarse de que el personal esté debidamente capacitado.

La UE se ha comprometido a reducir a la mitad el desperdicio de alimentos para 2030: utilizando una nueva metodología para medir el desperdicio de alimentos y los datos de los estados miembros, planea establecer objetivos legalmente vinculantes para reducir el desperdicio en todo el bloque.

3. MEJORAR LA EFICIENCIA ENERGÉTICA Y AGUA

El procesamiento y la fabricación de alimentos consumen mucha energía y agua. Son responsables de aproximadamente el 23% del gasto energético total de la industria alimentaria en los Estados Unidos. [7] El agua se usa ampliamente en el procesamiento de alimentos, tanto como ingrediente como en varios procesos industriales (por ejemplo, limpieza, desinfección, enfriamiento, cocción).

Reducir el consumo de agua y energía puede ser particularmente desafiante en el sector de procesamiento y fabricación de alimentos: las demandas de producción y los requisitos de seguridad deben ser lo primero. Sin embargo, se pueden realizar mejoras significativas encontrando oportunidades para una mayor eficiencia. El despliegue de contadores inteligentes y la implementación de sistemas de gestión sostenible del agua y la eficiencia energética, por ejemplo, pueden ayudar a identificar y aprovechar estas oportunidades.

4. USAR INGREDIENTES SOSTENIBLES

Hay una serie de productos agrícolas cuya producción plantea preocupaciones de sostenibilidad ambiental y social. El cultivo de aceite de palma, cacao y café "sucios", por ejemplo, se ha relacionado con la deforestación, la destrucción del hábitat y el trabajo forzado e infantil, entre otros problemas de sostenibilidad.

Los productos pesqueros son otro motivo de preocupación: casi el 90% de las pesquerías del mundo están totalmente explotadas, sobreexplotadas o agotadas. [8] La sobrepesca y los métodos de pesca destructivos amenazan a las poblaciones de peces de todo el mundo, dañan los frágiles hábitats y ecosistemas marinos y ponen en peligro el sustento de las comunidades locales que dependen de estas poblaciones de peces.

Los procesadores y fabricantes de alimentos pueden oponerse a estas y otras prácticas agrícolas nocivas asegurándose de obtener ingredientes de "alto riesgo" de manera responsable. Programas como la Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible (RSPO), la Mesa Redonda sobre Soja Responsable (RTRS) y UTZ / Rainforest Alliance (para café, cacao, té y avellanas) establecen estándares estrictos para asegurar que cultivos específicos se produzcan sin daño indebido a la medio ambiente o a las comunidades locales. El Marine Stewardship Council (MSC) establece estándares para ayudar a mantener poblaciones de peces saludables y proteger la vida marina.

LOGRAR LA SOSTENIBILIDAD MEDIANTE AUDITORÍA, CERTIFICACIÓN Y FORMACIÓN

A través del programa propio Circular +, Bureau Veritas ofrece una amplia gama de servicios de auditoría, certificación y capacitación que permiten a los procesadores y fabricantes de alimentos reducir sus impactos ambientales y sociales.

Obtén más información sobre los servicios de certificación de Bureau Veritas para la industria alimentaria.

[1] https://www.eufic.org/en/food-production/article/food-production-3-3-a-sustainable-food-supply
[2] https://www.nationalgeographic.com/environment/future-of-food/food-packaging-plastics-recycle-solutions/
[3] https://www.e3s-conferences.org/articles/e3sconf/pdf/2019/56/e3sconf_ic-amme2018_01033.pdf
[4] http://www.fao.org/3/a-i2697e.pdf
[5] https://www.bcg.com/publications/2018/tackling-1.6-billion-ton-food-loss-and-waste-crisis.aspx
[6] The World Resources Institute, “Reducing Food Loss and Waste,” http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download?doi=10.1.1.360.951&rep=rep1&type=pdf.
[7] Source: University of Michigan, Center for Sustainable Systems (http://www.umich.edu/~css) 
[8] https://unctad.org/en/pages/newsdetails.aspx?OriginalVersionID=1812